Matrimonio civil


Paso a paso

1

Reserva de hora

  • Diríjase a una de nuestras oficinas y pida fecha y hora para la realización del matrimonio civil.
  • En caso de reservas de matrimonio fuera de la oficina, se debe informar el domicilio donde se efectuará la celebración. La celebración a domicilio debe realizarse en la misma comuna (circunscripción) de la oficina en que se solicita la hora.
  • Al momento de solicitar hora para la ceremonia, se debe acordar también la fecha para realizar la Manifestación.
Requisitos

  • Puede ir uno o ambos contrayentes, o una tercera persona que pueda proporcionar todos los antecedentes de la pareja (N° de RUN, nombres completos, fechas de nacimiento, dirección, teléfono, en caso de extranjeros número de documento de identidad del país de origen o pasaporte).
  • El solicitante debe presentar su cédula de identidad vigente y en buen estado.

2

Manifestación

  • En este acto, los contrayentes comunican al o la oficial civil en forma escrita, oral o por lengua de señas su intención de contraer matrimonio, proporcionar la información que se requiera, y presentar al menos dos testigos mayores de 18 años.
Requisitos

  • Los contrayentes y los testigos deben presentar cédula de identidad vigente y en buen estado. Si se trata de extranjeros que tengan visa de turistas, se debe acompañar documento de identidad del país de origen o pasaporte.
  • La edad mínima de acuerdo con la ley para contraer matrimonio, tanto para hombres como mujeres, es de 16 años.
  • Si cualquiera de los futuros contrayentes tiene entre 16 y menos de 18 años de edad, debe contar con la autorización otorgada por el pariente llamado por ley a prestarla.
  • El consentimiento para el matrimonio de los menores de edad se otorgará al momento de que los interesados comuniquen al o la oficial civil su intención de contraer matrimonio. De no ser así, podrá presentarse una constancia fehaciente del consentimiento.

3

Ceremonia

  • Vaya a la oficina correspondiente en la fecha y hora acordada. En caso de solicitar la celebración del matrimonio fuera de la oficina, concurra al lugar acordado con el/la oficial civil.
Requisito

  • Cédula de identidad vigente y en buen estado de los contrayentes y de los testigos. Si se trata de extranjeros que tengan visa de turistas, se debe acompañar documento de identidad del país de origen o pasaporte.
Precios

  • Libreta de matrimonio original: $1.830
  • Duplicado de libreta de matrimonio: $2.870
  • Matrimonio celebrado en la oficina del Servicio en el horario de trabajo: Gratis
  • Matrimonio celebrado fuera de la oficina del Servicio y del horario de trabajo: $32.520
  • Matrimonio celebrado fuera de la oficina del Servicio y dentro del horario de trabajo: $21.680

Preguntas Frecuentes

* La edad mínima de acuerdo con la ley para contraer matrimonio, tanto para hombres como mujeres, es de 16 años.
* Si alguno de los futuros contrayentes tiene entre 16 y menos de 18 años de edad, debe contar con una autorización para contraer matrimonio, otorgada por el pariente llamado por ley a prestarla, conforme a lo señalado en los artículos 107 y siguientes del Código Civil.
* El consentimiento para el matrimonio de los menores de edad se otorgará al momento que los interesados comuniquen al oficial civil su intención de contraer matrimonio. De no ser así, podrá presentarse una constancia expresa y fehaciente del consentimiento.

Ésta podrá efectuarse hasta con 6 meses de anticipación por las siguientes personas:

Ambos(as) futuros(as) contrayentes: Deberán acompañar su cédula de identidad vigente (chileno o extranjero residente). En caso que se trate de extranjeros(as) que tengan visa de turista, se deberá acompañar documento de identidad del país de origen o pasaporte.

Uno(a) de los(as) futuros(as) contrayentes: Deberá acompañar su cédula de identidad vigente (chileno o extranjero residente). En caso que se trate de extranjeros(as) que tengan visa de turista, se deberá acompañar documento de identidad del país de origen o pasaporte.

Un tercero: Deberá acompañar su cédula de identidad vigente. No es necesario que lleve un poder para realizar la solicitud, ni fotocopia de las cédulas de identidad nacional, documento de identidad o pasaporte del país de origen, ni certificado de nacimiento de los(as) futuros(as) contrayentes.

Al momento de reservar la hora es necesario se informen los siguientes datos de los(as) contrayentes:
– Nombre y apellidos.
– Nacionalidad.
– Número de cédula de identidad chilena y/o extranjera, documento de identidad del país de origen o pasaporte en caso de extranjeros que tengan visa de turista.
– Fecha de nacimiento.
– Teléfono de contacto.
– Para las reservas de matrimonio a domicilio, deberán indicar el domicilio donde se llevará a efecto la celebración.

* La ceremonia puede realizarse en la oficina del Registro Civil, en la casa de uno de los contrayentes o en el lugar que acuerden, siempre que este domicilio corresponda a la jurisdicción del oficial civil.
* El día de la ceremonia se deben presentar los contrayentes acompañados de dos testigos mayores de 18 años, preferentemente los que participaron en las diligencias previas al matrimonio, que atestigüen sobre los datos personales de los contrayentes y que acrediten que no existen impedimentos ni prohibiciones para su celebración.
* Si uno o ambos contrayentes son menores de 18 años, los padres deben dar su consentimiento expreso para la celebración Si falta uno de ellos, lo hará el otro padre o madre, o a falta de ambos el del ascendiente o de los ascendientes de grado más próximo. En igualdad de votos contrarios, se preferirá el voto favorable al matrimonio.
* Si la filiación del contrayente menor de edad no está determinada respecto de ninguno de sus padres, corresponde dar el consentimiento a su curador general, y a falta de éste, al oficial civil que celebra el matrimonio.

El consentimiento para el matrimonio de los menores de edad puede otorgarse personalmente, al momento de la celebración, o puede acompañarse a la manifestación una constancia del consentimiento para el matrimonio, dado por quien corresponda.

La actual Ley de Matrimonio Civil establece que cualquier oficial civil es competente para celebrar un matrimonio, independiente del domicilio de los contrayentes. Sin embargo, la misma ley establece que es competente para celebrar un matrimonio el mismo oficial civil ante el cual se hayan efectuado las diligencias previas de manifestación e información. De modo que, una vez que los futuros contrayentes decidan en qué oficina celebrarán su matrimonio, deben realizar la manifestación y la celebración ante ese oficial civil.

No existe impedimento legal para que los primos (de cualquier grado de parentesco) contraigan matrimonio.

Los interesados deben acercarse personalmente a la oficina de Registro Civil que estimen conveniente y manifestar su intención de contraer matrimonio. El extranjero con residencia para permanecer en el país, de cualquier naturaleza (definitiva, temporal, contrato de trabajo, etc.) debe presentar su cédula de identidad para extranjeros (vigente), y el extranjero con visa de turismo o de tripulante debe presentar su pasaporte vigente y tarjeta de turismo o de tripulante.

En caso que uno de los futuros cónyuges haya inscrito en Chile un matrimonio anterior, celebrado en el extranjero se deberá subinscribir en Chile la respectiva sentencia de divorcio, solicitando el exequátur a la Corte Suprema.
El Exequátur, es una autorización que da la Corte Suprema de Justicia, para que las sentencias dictadas en el extranjero, puedan ser cumplidas, como si se hubiera
dictado en Chile.

Al momento de la manifestación y celebración deben presentarse dos testigos (pueden ser las mismas personas en ambas diligencias, parientes o no, si son extranjeros deben entender el idioma castellano). Además deben mencionar el régimen de bienes (separación total de bienes o participación en los gananciales) que pactarán en la celebración, ya que si nada dicen, la ley entiende que optan por la sociedad conyugal.

La celebración del matrimonio puede efectuarse ante un oficial civil o ante un ministro de culto religioso.

Las personas que deseen celebrar su matrimonio ante un ministro de culto deberán, previamente, manifestar ante cualquier oficial civil su intención de contraer matrimonio (manifestación). En ese momento deberán presentarse con dos testigos hábiles que les conste que los futuros contrayentes no tienen impedimentos ni prohibiciones legales para inscribir su matrimonio.

Una vez que se haya celebrado el matrimonio religioso, los contrayentes deben, dentro del plazo de ocho (8) días corridos -contados desde la celebración- concurrir a alguna de nuestras oficinas, que puede ser la misma donde se realizó la manifestación u otra distinta, y solicitar al oficial civil la inscripción del acta que otorgue la entidad religiosa, en que se acredite la celebración del matrimonio religioso y ratificar el consentimiento prestado ante el ministro de culto.
Si no se inscribe en el plazo de ocho días corridos, el matrimonio religioso no producirá ningún efecto civil.

* Ser mayor de 18 años.
* Comprender el idioma castellano.
* Poder expresarse claramente, no encontrarse declarado en interdicción por demencia y no encontrarse privado de razón actual o permanentemente.
* Debe presentar su cédula de identidad vigente y en buen estado.
* No debe tener antecedentes penales.

Ante la proximidad de la muerte de uno de los futuros cónyuges, ya sea, por enfermedad u otra causa, el matrimonio en artículo de muerte puede ser celebrado por cualquier oficial civil, aun estando fuera de sus límites territoriales. En estos casos el oficial civil concurre al lugar donde se encuentran los contrayentes, omitiéndose el trámite de la información y manifestación, previa certificación médica que asegure que la persona enferma se encuentra consciente y en uso de sus facultades mentales, pero en peligro de muerte. Certificación que quedará archivada como documento fundante del acto.
Además el oficial civil deberá especificar en el acta cuál de los dos cónyuges es el afectado y el peligro que le amenaza (enfermedad terminal u otro motivo), dejando consignado que el matrimonio se realizó en artículo de muerte.

Se debe acercar a cualquier oficina de nuestro Servicio, con los datos de los contrayentes y de cada uno de los hijos que se registran en la libreta de familia. El plazo de entrega es de 15 días hábiles aproximadamente.

La ley establece impedimentos o incapacidades para contraer matrimonio:
Incapacidades absolutas (impiden contraer matrimonio con cualquier persona):
1) Vínculo matrimonial no disuelto.
2) Edad inferior a 16 años.
3) Privación del uso de razón diagnosticada, que impida formar la comunidad de vida que implica el matrimonio.
4) Trastorno o anomalía psíquica diagnosticada, que impida formar la comunidad de vida que implica el matrimonio.
5) Carencia de suficiente juicio o discernimiento para comprender y comprometerse con los deberes y derechos esenciales del matrimonio.
6) Imposibilidad de expresar claramente su voluntad por cualquier medio, ya sea en forma oral, escrita o por medio de lengua de señas.

Incapacidades relativas (impiden contraer matrimonio con determinadas personas):
1) Parentesco: no pueden contraer matrimonio entre si los ascendientes y descendientes por consanguinidad o por afinidad, ni los colaterales por consanguinidad en el segundo grado (los primos sí pueden casarse, ya que su parentesco corresponde al 4° grado en la línea colateral consanguínea).
2) Adopción: no pueden contraer matrimonio adoptante con adoptado o adoptado con viudo o viuda del adoptante.
3) Crimen: el cónyuge sobreviviente no podrá contraer matrimonio con el imputado contra quien se haya formalizado una investigación por el homicidio de su marido o mujer, con quien haya sido condenado como autor, cómplice o encubridor de ese delito.

Debe concurrir a cualquiera de nuestras oficinas y llevar la libreta de matrimonio con el nombre completo del menor que requiere ser registrado en el documento. La persona que realiza el trámite debe presentar su cédula de identidad vigente.

Se permite el matrimonio de dos personas con algún grado de discapacidad mental siempre y cuando no estén privadas del uso de razón y puedan manifestar su voluntad claramente en forma oral, escrita o por medio de lengua de señas, y puedan comprender y comprometerse con los derechos y deberes del matrimonio.

No, por cuanto el artículo 102 del Código Civil define al matrimonio como “un contrato por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”. Por lo tanto, el matrimonio se entiende como la unión de dos personas de distinto sexo.

Para registrar el matrimonio en Chile existen dos vías, la primera directamente en el consulado de Chile del país donde se celebró, o bien en Chile. En este último caso, necesita el certificado de matrimonio extranjero legalizado por el consulado de Chile en el país donde se casó, y legalizado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile (Agustinas N° 1320), y luego debe presentar los documentos en la Oficina Santiago del Servicio de Registro Civil e Identificación (Huérfanos 1570, Unidad de Extranjería), o ante cualquier oficina del país, la que enviará los datos internamente a la dependencia antes mencionada.
En el caso que el certificado de matrimonio celebrado en el extranjero no se encuentre en castellano, debe ser traducido.

No, la reaparición de la persona que fue declarada muerta presuntivamente no revive el matrimonio, el cual ya se encuentra disuelto legalmente.

La inscripción de la nulidad de matrimonio o divorcio puede subinscribirse en cualquier momento, ya que la ley no establece un plazo para hacerlo. Solo se requiere presentar en cualquier oficina del servicio la copia autorizada de la sentencia ejecutoriada del tribunal respectivo.

Sí, es obligatorio, ya que así lo ordena la ley de matrimonio civil en los artículos 50 y 59.
Si bien la ley establece la obligatoriedad de subinscribir la respectiva sentencia, ésta es válida entre las partes desde que se les notifica válidamente, y no se establece plazo para requerirlo ante el Registro Civil , pero mientras no se subinscriba, sus efectos sólo operan para los cónyuges, y no para terceros. Solo una vez subinscrita, se entiende que es de conocimiento de terceras personas, y por lo tanto se producen sus efectos para todas las personas.

Cualquier persona. Es importante hacer presente, que en la respectiva subinscripción se consignará la identidad del requirente, lo que no está sujeto a posteriores rectificaciones.

Son aquellas anotaciones que se realizan al margen de la partida, tales como: nulidad matrimonial, divorcio, separaciones de bienes con posterioridad a la celebración del matrimonio, entre otras.

Sí, los extranjeros residentes, turistas y tripulantes pueden contraer matrimonio en Chile, Sin embargo hay que distinguir:

1.- Extranjeros, con cualquier título de residencia: deben presentar su cédula de identidad para extranjeros (vigente), otorgada por esta institución. Si es divorciado, debe presentar un certificado de matrimonio con la anotación del divorcio, legalizado por el consulado y por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile y si viene en idioma diferente al castellano debe ser traducido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

2.- Extranjeros sin residencia (turistas o tripulantes): deben presentar cédula de identidad o pasaporte vigentes dependiendo de los convenios existentes en Chile.
Si uno o ambos contrayentes no hablan castellano, deberán presentar un intérprete para la manifestación y celebración del matrimonio.

Termina el matrimonio por:
1. La muerte de uno de los cónyuges.
2. La muerte presunta, cumplidos los plazos señalados en el artículo 43 de la Ley 19.477 sobre Matrimonio Civil.
3. Sentencia firme de nulidad.
4. Sentencia firme de divorcio.
5. Declaración de ausencia por desaparición forzada de personas, a solicitud expresa del cónyuge no desaparecido

La mujer viuda, anulada, divorciada o con un acuerdo de unión civil terminado, que desee celebrar matrimonio civil o acuerdo de unión civil con un varón distinto, esto último aplicable sólo a parejas de distinto sexo, antes del plazo señalado, deberá acreditar previamente ante él (la) Oficial Civil no encontrarse embarazada, por cualquier medio de prueba admisible en derecho, conforme lo dispuesto en el artículo 35 de la Ley N°19.880, por ejemplo: mediante certificado médico, declaración jurada ante el (la) misma Oficial Civil o Notario Público, u otros medios de prueba.

Es la regulación de cómo se forma y administra el patrimonio de los cónyuges en el matrimonio, y los derechos y obligaciones en materia de bienes de los cónyuges entre sí y respecto de terceras personas.

En Chile se reconocen tres regímenes patrimoniales:

– Sociedad conyugal.
Es la sociedad de bienes que se forma entre los cónyuges por el sólo hecho del matrimonio, a falta de pacto de régimen de separación total de bienes o de participación en los gananciales. Este es el régimen de aplicación general en nuestra legislación, es decir, si los contrayentes no pactan un régimen distinto al momento de la celebración del matrimonio, se entiende que se adquiere por el solo hecho de celebrarse el matrimonio.

La sociedad conyugal consiste en la fusión de los patrimonios del marido y de la mujer en uno solo, y que administra el marido. Desaparece la mujer como propietaria y administradora de sus bienes, a no ser que ejerza una industria, profesión o empleo separada de su marido, caso en el que se entiende que tiene patrimonio reservado.

Este régimen se compone, en términos generales, de:

– Los dineros que cualquiera de los cónyuges aporten al matrimonio o que adquieran durante la vigencia del matrimonio.
– Bienes muebles adquiridos antes del matrimonio.
– Bienes raíces que cada cónyuge adquiera dentro del matrimonio mediante una compraventa con dineros propios.

– Separación total de bienes.
En ella, marido y mujer conservan el dominio de los bienes que disponían antes o que adquieren durante el matrimonio, al igual que su administración y facultades de disposición. Este régimen puede pactarse:

– Antes del matrimonio, que debe constar en las capitulaciones matrimoniales, que se otorgarán por escritura pública, debiendo subinscribirse al margen de la respectiva inscripción matrimonial al tiempo de efectuarse aquel o dentro de los treinta días siguientes.

– Al momento de celebrarse el matrimonio, debiendo el oficial civil dejar constancia en el acta respectiva que el matrimonio se celebra bajo separación de bienes.

– Durante la vigencia del matrimonio, por escritura pública, que debe subinscribirse al margen de la respectiva inscripción matrimonial, dentro de los treinta días siguientes a la fecha de la escritura.

– Participación en los gananciales
En este régimen, los patrimonios del marido y de la mujer se mantienen separados y cada uno de los cónyuges administra, goza y dispone libremente de lo suyo. Es decir, durante la vigencia del matrimonio opera como el régimen de separación de bienes. Puede pactarse al momento de la celebración del matrimonio o durante su vigencia, de común acuerdo por los cónyuges, del mismo modo que la separación total de bienes.

Al momento de pactar este régimen, sea en la celebración o durante el matrimonio, los contrayentes o cónyuges deberán confeccionar un inventario simple de los bienes de que cada uno era propietario al momento de iniciarse el régimen.

Al finalizar la vigencia de éste régimen de bienes, por alguna de las causales señaladas por la ley, se compensan las utilidades que cada cónyuge obtuvo, compensándose las ganancias obtenidas por uno y otro, de modo que ambos participen en el total con mitades equivalentes.

Durante el matrimonio los cónyuges mayores de edad, podrán substituir el régimen de sociedad conyugal por el de separación total de bienes. Para ello debe extenderse una escritura pública, que debe ser subinscrita al margen de la inscripción del respectivo matrimonio; anotación que debe solicitarse en cualquier oficina del Servicio, dentro de los 30 días siguientes a la fecha de otorgamiento de la respectiva escritura.

Al momento de solicitar el registro en Chile, ambos cónyuges pueden pactar sociedad conyugal o participación en los gananciales, y en caso de no hacerlo, se entenderán como separados de bienes.

Durante la vigencia del matrimonio, los cónyuges mayores de edad pueden sustituir el régimen patrimonial de sociedad conyugal, por el de separación total de bienes o por el régimen de participación en los gananciales.

También pueden cambiar el régimen de separación de bienes por el de participación en los gananciales.

En cambio no se puede sustituir el de separación de bienes o participación en los gananciales por el de sociedad conyugal.

Toda modificación al régimen patrimonial se realiza mediante escritura pública, que se subinscribe al margen de la inscripción matrimonial dentro de los 30 días siguientes contados desde la fecha del instrumento.

Son convenciones de carácter patrimonial que celebran los esposos antes de contraer matrimonio o en el acto de su celebración.

Las capitulaciones matrimoniales que se pacten en el acto del matrimonio sólo pueden referirse a la separación total de bienes y al régimen de participación en los gananciales. Todos estos pactos deben subinscribirse al tiempo de efectuarse el matrimonio o dentro de los 30 días siguientes a ese acto. En el caso de pactarse separación total de bienes o régimen de participación en los gananciales, bastará que consten en la inscripción del matrimonio.

Es una declaración en donde uno o ambos cónyuges manifiesta su voluntad de poner término a la vida en común.

Esta declaración se realiza por:
– Escritura pública o acta extendida y protocolizada ante notario público.
– Por acta extendida ante un oficial civil.
– Transacción aprobada judicialmente (Artículo 22 de la Ley de Matrimonio Civil).

Ante oficial civil, se debe presentar la cédula de identidad vigente.

Es un documento mediante el cual se deja constancia de la voluntad de uno o de ambos cónyuges, de poner fin a la vida en común.

Con este informe, puede acreditar la fecha en la cual se inició el cese de convivencia. Las personas pueden solicitar el divorcio en los tribunales después de un año de común acuerdo, o bien, pueden solicitarlo unilateralmente después de acreditar 3 años de cese de convivencia.

Este informe puede obtenerse posteriormente en oficinas del Registro Civil o bien en nuestro sitio web www.registrocivil.gob.cl siempre y cuando el cese haya sido realizado a desde marzo del 2013.

A través del sitio web podrá solicitar su informe de cese de convivencia unilateral o de común acuerdo que fueron realizados desde marzo del 2013. Para esto debe tener su clave única, la cual le permitirá acceder gratis al documento.

1.- Cuando el acta ha sido extendida ante el oficial civil, por la declaración unilateral de uno de los cónyuges, el otro cónyuge debe ser notificado en una gestión judicial voluntaria (lo que no requiere la comparecencia de un abogado). Lo mismo, se aplica si esta declaración es ante notario o ante el tribunal competente.

La responsabilidad de la notificación le corresponde siempre al cónyuge que extendió el acta y no al Servicio de Registro Civil e Identificación.
2.- Cuando el acta fue extendida ante el oficial civil, por mutuo acuerdo de los cónyuges, esta debe contener el acuerdo relativo a:
a. Relaciones mutuas:

i. Alimentos que se deban entre los cónyuges.
ii. Materias vinculadas al régimen de bienes del matrimonio.

b. Relaciones de los comparecientes con los hijos menores:

i. Cuidado personal.
ii. Alimentos.
iii. Relación directa y regular que mantendrá con los hijos el padre que nos los tenga bajo su cuidado.

Porque ello permite efectuar el cálculo de los plazos para, eventualmente, solicitar el divorcio unilateralmente o de común acuerdo. Para el caso de que el divorcio se solicite de común acuerdo, el plazo legal para el cese de la vida en común es de 1 año; y para el divorcio unilateral, es de 3 años.
El acuerdo de los cónyuges que conste por escrito otorgará fecha cierta al cese de la convivencia; en tanto, en la declaración unilateral de uno de los cónyuges, la fecha cierta será aquella en la que se notifique al otro cónyuge.